¿cómo será el mundo de la salud en el año 2030? (Parte 1)

A nivel profesional y a nivel personal, Alfons Cornella es uno de mis referentes en el ámbito de la innovación. Él fue la persona que me dio clarividencia al concepto de innovación que tantísimas definiciones puede tener y que tanto puede desenforcarnos.

En los últimos días he vuelto a leer su libro ’30 ideas para el año 2030’ en que nos muestra que tendencias cambiarán nuestra sociedad en los próximos años. Os lo recomiendo enormemente este libro: http://www.co-society.com/PDF/30ideas2030.pdf

30-ideas-2030

Yo me he permitido el lujo de reinterpretar y seleccionar estas tendencias que recoge el libro e intentar adivinar como afectarán a la salud y como las herramientas digitales serán el impulsor de este cambio.

Nadie tiene duda de la aportación de la tecnología en el ámbito de la salud pero todavía no todas las autoridades sanitarias ni las aprueban ni las financian. Aunque hay honrosas excepciones como la FDA que ha aprobado ya la primera píldora que incorpora una cámara y permite ver el interior del paciente sustituyendo la incómoda endoscopia.

En este post, os hablaré de 6 de estas tendencias, pero en dos próximos post os compartiré otras tendencias y su impacto en el ámbito de la salud.

Tendencia 1: Una de las primeras ideas que van a transformar la salud del futuro es el big data. Interpretar todos los datos disponibles de salud y convertirlos en conocimiento va a ser una fuente inmensa para la investigación. De este modo, podremos no sólo personalizar tratamientos para nuestros pacientes sino también podremos predecir episodios sólo por el mero hecho de controlar los datos de salud de cada paciente.

Tendencia 2: La segunda idea que viene con fuerza es la de las ciudades inteligentes. La población cada vez se concentra más en ciudades y a éstas se les está incorporando la tecnología para que sean más eficientes y lugares más felices dónde vivir. Y no serán ciudades inteligentes si no incorporan soluciones de salud inteligentes. Ya existen APPs que permiten localizar desfibriladores pero faltan comunidades de usuarios que los sepan utilizar. Ya existen sensores que permiten controlar la geolocalización de pacientes con Alhzeimer pero todavía la debemos incorporar en parte de la historia clínica del paciente.

Tendencia 3: La tercera idea que saco de este libro y que debemos señalar en nuestras agendas personales es que el mundo cada vez se moverá más a través de la colaboración entre individuos o entre instituciones. Guardar nuestro conocimiento y talento para nosotros mismos no tiene sentido. El mundo del futuro requiere que profesionales de muchos ámbitos trabajen conjuntamente en el ámbito de la salud. Los médicos y farmacéuticos deben dar la bienvenida a ingenieros, economistas o diseñadores para hacer de nuestro sistema de salud más eficiente. Un buen ejemplo es la incorporación reciente de la impresión 3D al mundo de la salud. Y así encontramos pacientes con fracturas óseas que ya no se les pone escayolas sino moldes de plástico impresos en 3D que se adaptan a las medidas exactas de sus órganos.

Tendencia 4: La cuarta idea es qué debemos acercar más la ciencia al mercado. Todavía existe una gran distancia entre el talento de nuestros científicos o de nuestras nuevas start-ups y su aplicación al mundo real. Debemos tender puentes para que las grandes investigaciones e innovaciones puedan ser probadas en nuestra sociedad lo antes posible. Todos debemos incentivar qué las personas que quieren cambiar el mundo lo puedan hacer.

Tendencia 5: La quinta idea sobre la que reflexiona el libro es como va a evolucionar el consumo. En un un mundo con menos poder adquisitivo y un mundo más ecológico, va a seguir creciendo el consumismo compartido de un mismo producto. Ya hay ejemplos de APPs como BLA BLA CAR que permiten compartir trayectos en coche entre usuarios que van al mismo destino o APPs como WALLAPOP que permiten vender de segunda manos los objetos que ya no necesitas para que los utilicen otros realmente si los necesitan. Esto llegará a la Salud y de bien seguro nos encontraremos seguros de salud compartidos o una mejor utilización recursos infrautilizados. Tiene sentido que tengamos médicos expertos en todos los hospitales o sólo teniendo en algunos de ellos y conectándolos será suficiente.

Tendencia 6: Y la sexta y última idea que quería compartir con vosotros es el fenómeno de la desintermediación. Internet está permitiendo que fabricantes y consumidores se relacionen directamente sin la necesidad de tener intermediarios. Ya es normal contratar una habitación de hotel directamente con el establecimiento. Y esto cómo llegará al sistema de salud. Pues de bien seguro tendremos portales dónde los pacientes podrán localizar a sus médicos y hacerles consultas directamente. Es decir, un ebay de los médicos.

Si queréis conocer otras tendencias que recoge este libro, no dudéis en leer los dos siguientes posts:

Parte 2: http://xaviolba.com/sera-mundo-la-salud-2030-parte-2/

Parte 3:http://xaviolba.com/sera-mundo-la-salud-2030-parte-3/

Guardar


Xavi Olba